OMINT Assistance I OMINT ART I Clínica del Sol I Clínica Santa Isabel I Clínica Bazterrica  
OMINT
Ingresar Crear cuenta
App OMINT Newsletter Digital Inicio Contáctenos Preguntas Frecuentes Demo de Cartilla
Inicio / Urgencias y Emergencias / Línea O
Urgencias y Emergencias

Acceso al Servicio en todo el país (atención las 24 horas):
0800-888-OMINT (66468)

Teléfono Auxiliar:
En caso de no poder comunicarse con la línea de Emergencias, rogamos contactarse con el siguiente teléfono, para que podamos brindarle asistencia en la comunicación.
(011) 5289-8110
(011) 15-4158-5200

¿Qué es una emergencia médica?
Se considera Emergencia Médica aquella situación en la cual, por la importancia o gravedad de la afección, se deben tomar acciones y decisiones médicas en forma inmediata. Se trata de cuadros que en general ponen la vida del paciente en peligro. Ante ellos se debe enviar una Unidad de Terapia Intensiva Móvil la que debe llegar en el menor tiempo posible al domicilio del paciente.
Ejemplos de Emergencia Médica: asfixia, dolor torácico intenso, heridas o traumatismos severos, hemorragia severa, convulsiones, pérdida no recuperada de conocimiento, etc.
¿Qué es una urgencia médica?
Se considera Urgencia Médica cuando se requiere asistencia médica en un lapso reducido, pero en el que no se pone en peligro la vida ni la evolución de la afección; es decir, casos en que se dispone de más tiempo para llegar, tratar o derivar al enfermo.
Ejemplos de urgencia médica: crisis nerviosa, cólico renal o vesicular, pérdida recuperada de conocimiento, etc.
¿Qué es una visita médica sin urgencia en domicilio?
Se considera Atención Médica en Domicilio aquella en la que, por las características del síntoma o dolencia, no se requiere urgencia en la asistencia médica, pero dificulta al paciente a trasladarse a un consultorio médico.
Ejemplos de patologías que generalmente no representan una urgencia médica: gripe, infecciones respiratorias estacionales, gastroenteritis, síndrome febril, etc.
¿Qué necesita para acceder a la cobertura médica en estos casos?
Recuerde que en todos los casos necesitará su credencial OMINT para acceder a la cobertura médica. Al dorso de su credencial OMINT figuran los teléfonos del Departamento de Emergencias.
¿Cómo detectar los signos de alarma y cuadros clínicos al momento de esperar la ayuda médica?
A continuación detallamos algunos casos en los cuales la vida del paciente puede estar en peligro y aquellas medidas que Usted puede tomar, mientras espera la llegada del médico:
1
Asfixia
Es la imposibilidad de introducir o expulsar aire de los pulmones, puede ser provocada por la obstrucción por objetos o alimentos a nivel de la garganta o cuerdas vocales. Aparece en forma brusca. La persona, lúcida al inicio, no puede respirar ni hablar a pesar de sus evidentes esfuerzos, comienza a cambiar de color en piel y mucosas hacia un tono morado (cianosis). El tratamiento consiste en retirar de la garganta la causa de la obstrucción, siendo ideal que se lleve a cabo en menos de tres minutos. Esto puede lograrse, aumentando bruscamente la presión dentro de los pulmones con lo que se elimina el cuerpo extraño de un modo similar a lo que ocurre normalmente con la tos (maniobra de Heimlich). El procedimiento varía según se trate de un adulto o de un niño de menos de un año y de la posición del mismo. Adulto de pie: Colóquese detrás de la víctima y ponga sus brazos alrededor de ella. Haga un puño con una mano y colóquelo con el borde del pulgar contra el abdomen del paciente entre el ombligo y el esternón. Tome el puño con la otra mano y empuje hacia arriba y hacia adentro, cuatro veces rápidamente. Adulto acostado boca arriba: Coloque el talón de la palma de una mano sobre el abdomen del paciente (entre el ombligo y el esternón. Apoye su otra mano sobre la primera y empuje fuertemente en dirección a la cabeza del paciente cuatro veces rápidamente. Bebé: Colóquelo en su antebrazo, boca abajo de forma que la cabeza esté más abajo que los pies y luego aplíquele con la otra mano cuatro golpes rápidos en la espalda (entre los omóplatos). Si el paciente no comienza a respirar, ábrale la boca y si puede ver el objeto retírelo con el dedo meñique cuidando de no empujar el objeto hacia adentro. Debe tenerse en cuenta que la maniobra de Heimlich recién descripta es potencialmente peligrosa por lo que solo debe efectuarse si se está seguro que se está frente a un cuadro de asfixia que va a acabar con la vida del paciente.
2
Convulsiones
Es un cuadro alarmante y angustiante para quien nunca lo ha presenciado. El paciente bruscamente pierde el conocimiento, cae al suelo, respira con dificultad, babea por la boca, hace muecas con la cara, los ojos pueden girar hacia arriba, puede ponerse rígido o hacer movimientos bruscos y descoordinados con los cuatro miembros y orinarse o defecarse. El episodio, en general, dura uno o dos minutos y cede espontáneamente sin ningún tratamiento. Se presenta habitualmente en epilépticos conocidos y no reviste mayor gravedad. Sin embargo, si es la primera vez que el paciente la presenta puede ser provocada por un cuadro febril, una intoxicación, infección o problema cardíaco por lo que obliga a una rápida consulta con un médico. Si la convulsión dura más de cinco minutos o reaparece después de haber cesado, es una verdadera urgencia que exige una inmediata consulta. Mientras llega el médico mantenga recostado al paciente, y trate que no se lesione con sus movimientos, ni que lo lesione a Usted. Evite que el paciente se muerda la lengua introduciendo entre sus dientes algún elemento que no lo lastime ni le obstruya la respiración. Al hacer esta maniobra tenga cuidado de no ser mordido Ud. No intente hacerlo reaccionar ni le dé ningún tipo de alimento ni bebida. Tenga preparados todos los medicamentos que estaban al alcance del paciente para mostrárselos al médico. Durante el episodio, mantenga la calma, recuerde que la mayor parte de las veces el cuadro cede solo.
3
Convulsiones febriles en la infancia
Las convulsiones provocadas por fiebre elevada son muy comunes en la infancia (la presentan en alguna oportunidad un cinco por ciento de los niños entre los seis meses a cuatro años de edad), y es poco frecuente que se repitan. Al igual que en los adultos, las mismas obligan a efectuar una rápida consulta con un pediatra quien decidirá la acción futura a seguir. Una vez que cesó la convulsión, es importante bajar la fiebre del niño con medios físicos (humedeciendo la piel y cabeza del mismo con una esponja empapada en agua tibia). No intente hacerlo reaccionar ni le dé ningún tipo de alimento ni bebida.
4
Falso Crup (laringitis subglótica)
Luego del asma y el broncoespasmo, es el cuadro de dificultad respiratoria más común en niños de dos a cuatro años de edad. Generalmente acompaña a una infección viral (resfrío). Su signo más importante es la dificultad para introducir aire en los pulmones, acompañado por una tos ronca característica (se asemeja al ladrido de un perro o al sonido que hacen las focas). Habitualmente no reviste mayor gravedad, pero provoca una gran inquietud en el niño y en su familia por lo cual debe consultarse inmediatamente con su pediatra. Mientras se comunica con su pediatra tranquilice al niño, llévelo al baño y abra todas las canillas de agua caliente afín de humedecer el aire. Siéntese con él y cuéntele un cuento. Si con estas medidas el cuadro no mejora en menos de 15 minutos, tiene dificultad para tragar saliva, babea, no puede hablar, le "aletean" las alas de la nariz, hace un ruido estridente al intentar meter aire a los pulmones y para respirar inclina la cabeza hacia adelante y adelanta el mentón con la boca abierta súbase con el niño en un automóvil y llévelo urgentemente al centro asistencial más cercano pues requiere asistencia médica inmediata.
Desmayo Si la persona no recupera la conciencia debe ser vista en forma urgente por un médico. Hasta la llegada del mismo debe colocárselo de costado (en especial si vomita), aflojarle la ropa y sacarle de la boca todo elemento que pueda obstruir la respiración (dentadura postiza, etc.). Si el paciente recibía medicamentos, deben prepararse los mismos a fin de mostrárselos al médico. No le dé nada de comer ni de beber.
Desorientación Se evalúa con la capacidad de la persona para contestar correctamente las preguntas: ¿Quién es Usted? ¿Dónde estamos? ¿Qué fecha es hoy? Un paciente que no recuerda quien es, está más grave que uno que no sabe dónde se halla, y éste está peor que uno que ignora la fecha. Si la persona habitualmente contestaba correctamente estas preguntas y ahora no, debe ser vista en forma urgente por un médico. Mientras se espera la visita del médico protéjalo del entorno (caídas, fuego, vidrios etc.), recuéstelo, quédese junto a él y tranquilícelo. La somnolencia y el estupor son disminuciones en el estado de conciencia. Un modo de evaluarlo es notar la capacidad de la persona para responder preguntas. Si la respuesta es muy lenta y/o incoherente el paciente debe ser visto en forma urgente por un médico. Si el paciente recibía medicamentos, deben prepararse los mismos afín de mostrárselos al médico. No le dé nada de comer ni de beber.
5
Dolor intenso
Como síntoma aislado no significa necesariamente que el cuadro que lo origina sea grave. Se trata de un mecanismo defensivo del organismo que indica que algo potencialmente dañino está ocurriendo. Tiene un gran componente psicológico (debe distinguirse entre el dolor en sí y la reacción ante el dolor). De cualquier modo el paciente debe ser visto rápidamente por un médico para calmar el dolor y tranquilizar al paciente y a la familia.
6
Dolor intenso en el pecho
Es un síntoma alarmante que, para la mayoría de la gente, significa la presencia de un problema cardíaco. Por lo tanto, estos dolores deben ser siempre evaluados por un médico (aunque no siempre con urgencia). Sin embargo, estos dolores pueden tener diversos orígenes en:
  • el corazón,
  • la pared torácica (contracturas o lesiones costales en cuyo caso el dolor aumenta cuando se hace presión sobre ellas),
  • la pleura (membrana que recubre los pulmones) lo que hace que el dolor aumente al respirar,
  • el esófago (por lo cual el dolor aumenta al tragar),
  • el estómago (por lo cual el dolor disminuye al tomar un medicamento antiácido o un vaso de leche),
  • la vesícula biliar en cuyo caso el dolor aumenta al apretar "la boca del estómago" (apretar el lado derecho por debajo de las costillas).
Si el dolor es una "puntada" de pocos segundos de duración, o si ocurre en una persona de menos de 30 años (en especial si es mujer), es raro que sea de origen cardíaco. El dolor de origen cardíaco se presenta habitualmente en "la región de la corbata" aunque puede aparecer o desplazarse hacía los hombros, miembros superiores, mandíbula, espalda o "boca del estómago". Si aparece con el esfuerzo y calma con el reposo, puede deberse a una estrechez en las arterias que irrigan el corazón ("angina de pecho de esfuerzo"). Si el dolor es muy intenso y prolongado puede deberse a una obstrucción en dichas arterias ("infarto de miocardio"). Esta distinción es importante pues la angina de pecho de esfuerzo es un cuadro que en general no pone en peligro inmediato la vida en el momento en que se presenta mientras que el infarto de miocardio sí. Dado que la mayor mortalidad del infarto de miocardio ocurre en las primeras horas es importante saber reconocer esta eventualidad a fin de enviar de inmediato una Unidad Coronaria Móvil al domicilio del paciente. Si un dolor intenso y prolongado de las características de un dolor cardíaco se presenta con alguno de los siguientes síntomas: náuseas, dificultad para respirar, palpitaciones, pulso irregular, sudor frío o mareos, es probable que sea un infarto de miocardio y debe llamarse de inmediato al Departamento de Emergencias Médicas de OMINT quien se hará cargo del problema. Si se trata de un paciente con antecedentes cardíacos a quién su médico le había indicado tomar alguna medida o medicación ante este tipo de contingencia debe seguirse su consejo. Es sumamente importante que si el paciente tiene electrocardiogramas anteriores se los tenga preparados para mostrárselos al médico para poder comparar con un nuevo electrocardiograma (si el médico considera oportuna su realización). Mientras espera la llegada del médico coloque al paciente en posición semisentada, en reposo y tranquilícelo.
7
Golpes en la cabeza
En general toda persona que ha sufrido un golpe importante en la cabeza debe ser revisada por un médico. El procedimiento habitual, además del control médico inicial es, si hubo pérdida de conocimiento o alteraciones del estado de conciencia, mantener al paciente en observación durante 24 horas a fin de detectar la aparición de complicaciones. Las heridas del cuero cabelludo habitualmente sangran mucho sin que el grado de la hemorragia sea índice de la gravedad de la lesión. El gran problema de los golpes en la cabeza no son las lesiones externas visibles sino el desarrollo no visible de una hemorragia dentro de la cavidad craneana. A lo largo de las horas la acumulación progresiva de sangre comprime el cerebro y puede desencadenar la muerte si no se la evacua rápidamente (es llamativo que el procedimiento para evacuar estos hematomas, la trepanación, era conocido y practicado exitosamente por los antiguos egipcios e incas). Signos de gravedad luego de un golpe en la cabeza: Pierde el conocimiento y no lo recupera. Si varias horas después sufrir un golpe en la cabeza y no perder el conocimiento se queda dormido y no lo pueden despertar. Tiene dificultad para mover alguno de sus cuatro miembros. Tiene dificultad para hablar. Tiene convulsiones. Tiene pupilas desiguales o visión doble. Le sale un liquido parecido al agua por la nariz o los oídos. La aparición de cualquiera de estos signos obliga a una consulta urgente con un médico.
8
Hemorragias
La mayoría de las heridas cortantes dejan de sangrar si se aplica presión sobre las mismas o con la elevación de la parte afectada. Si es necesario trasladar a un paciente que presenta una herida que sangra, coloque un paquete de gasas sobre la misma y manténgalo en dicho sitio aplicando un vendaje que la comprima hasta que sea visto por un médico. Si sale sangre por la nariz, apriétela entre el dedo pulgar y el índice por debajo de la parte dura de la misma durante más de cinco minutos. Si no cede después de dicho lapso o el paciente continúa tragando sangre que sale por detrás de la garganta, el mismo debe ser trasladado a un centro asistencial. Si el paciente vomitó sangre (o defecó con sangre o una sustancia negra como el betún) debe ser visto lo antes posible por un médico para descartar una hemorragía digestiva (sangrado interno hacía la cavidad del estómago, intestino delgado, colon, etcétera).
9
Heridas graves
Heridas graves Uno de los puntos importantes a tener en cuenta es sacar al herido de la exposición al riesgo (peligro de incendio o explosión) sin exponerse uno mismo, pues lo único que se lograría sería sumar una nueva víctima. Una persona con una herida grave en tórax o abdomen o una fractura debe ser trasladada lo antes posible a un centro asistencial pues requiere una atención inmediata. Si en el interior de la herida se encuentra clavado un objeto (cuchillo, rama, etc.), no intente retirarlo pues puede desencadenar una hemorragia. Si se trata de una gran herida en el tórax de la cual entra y sale aire con los movimientos respiratorios del paciente, obstrúyala con gasa o con ropa limpia antes de trasladar al herido. Si se cree que puede haber una lesión de columna no movilice al paciente antes de la llegada de la ambulancia a menos que sea imprescindible (hemorragia intensa, peligro de explosión) en cuyo caso hágalo manteniendo alineados la cabeza, el tórax y el abdomen de la víctima en todo momento (entre varias personas). Si hay que hacerlo girar, hágalo girar en block, (como un tronco). Si no se dispone de una camilla, transpórtelo sobre una superficie plana y dura (una puerta puede servir) Si por alguna circunstancia poco común Ud. se ve obligado a trasladar a un paciente con un miembro fracturado sin esperar la llegada del médico debe intentar inmovilizarlo antes del traslado para evitar el intenso dolor generado por la movilización de los fragmentos. Para ello aplique un vendaje con el miembro colocado sobre una pequeña tabla (entablillado). Los miembros superiores pueden también ser inmovilizados vendándolos contra el tórax y los miembros inferiores aplicando vendas que fijen el miembro inferior fracturado contra el sano.
10
Intoxicaciones
Es especialmente común en niños de uno a cuatro años (créales siempre si le dicen que han ingerido algún tóxico), en intentos de suicidio y en ancianos que confunden los medicamentos o sus dosis. El tratamiento debe iniciarse rápidamente, pero la identificación del tóxico ingerido es tan o más importante que la velocidad con que se actúa. Si puede identificar el tóxico llame inmediatamente al médico o al Departamento de Emergencias Médicas de OMINT para que le aconsejen los pasos a seguir. Cuando se ponga en contacto con el médico déle todos los envases (llenos o vacíos) de los medicamentos que se hallaban al alcance del paciente. A continuación le detallamos los centros de toxicología donde podrá recibir información adicional sobre los pasos a seguir : Centro de Toxicología del Hospital de Niños : 4962-6666. Centro de Toxicología Pedro de Elizalde : 4300-2115.
11
Quemaduras extensas
Si se encuentra en un edificio en llamas, aléjese del lugar del incendio en forma ordenada sin detenerse a llevar sus pertenencias y evitando el uso de los ascensores. Retire a las víctimas del fuego y apártese de la dirección del humo. Apague el fuego de las ropas sofocándolo con una manta, haciendo rodar a la víctima por el suelo, o con un extintor. Evite que la víctima corra, que se quede de pie o que utilice sus manos para sofocar el fuego. Mantenga al paciente acostado, quítele las ropas no adheridas y los anillos, pulseras, relojes y zapatos que estén en un miembro quemado. Derrame agua fría sobre las quemaduras para aliviar el dolor y no coloque cremas ni remedios caseros sobre las mismas. Envuélvalo con sábanas limpias y evite su enfriamiento. Transporte rápidamente al paciente a un centro asistencial.
12
Pulso y respiración ausentes
Un paciente con pulso y respiración ausentes es un paciente que requiere atención inmediata por lo cual se envía rápidamente una Unidad Coronaria Móvil. En general, en la obstrucción aguda de la vía aérea y el paro cardiaco, el tiempo necesario para iniciar las maniobras de reanimación es extremadamente corto (menos de tres minutos). Las mismas, para ser efectivas, deben ser realizadas por los espectadores del episodio (en general no médicos), pues es muy difícil que una Unidad Coronaria Móvil llegue antes de los tres minutos. Es muy importante que una proporción grande de la población esté instruida en las maniobras de masaje cardíaco a tórax cerrado y respiración boca a boca. Dichas maniobras no las describimos en estas páginas pues consideramos que requieren una instrucción especial y práctica manual. La misma puede obtenerse en numerosos centros, entre ellos la Fundación Cardiológica Argentina (Azcuénaga 980, Buenos Aires, Teléfono 4961-6520).
13
Respiración alterada en reposo
En los adultos jóvenes la causa más común es el "Síndrome de hiperventilación", de escasa gravedad y relacionada con cuadros de angustia. Si se trata de un asmático conocido, probablemente sea debido a su enfermedad de base. Si tiene antecedentes cardiacos siéntelo y tranquilícelo. Si el paciente está ronco o no puede hablar, puede ser indicativo de una obstrucción grave a nivel de las cuerdas vocales que requiere acción inmediata. Si se trata de pacientes con antecedentes cardíacos o que hayan estado en reposo en cama prolongado o la causa no resulte clara, deben ser vistos en forma urgente por un médico.
14
Sudor frío
En general no es indicador de una enfermedad grave pues se debe a cuadros emocionales, fiebre, o esfuerzos físicos. Sin embargo, si aparece en una persona traumatizada, con un dolor en el pecho o en el abdomen o que presenta una hemorragia, el mismo indica la necesidad de una atención inmediata. Si está mareado se debe recostar al paciente y si el pulso está muy rápido o muy débil se deben elevar sus piernas. Si se trata de una persona diabética que usa medicación por boca o insulina, el sudro frío puede indicar una caída del nivel de glucosa en sangre (hipoglucemia); si no hay trastornos de la conciencia, se puede dar de beber una bebida o agua con azúcar (no productos light).
 
Paso a paso Emergencias
1 Ante todo, mantenga la calma.
2 Llame al Departamento de Emergencias OMINT (de acuerdo al lugar a donde se encuentre).
3 Al comunicarse telefónicamente, deberá mencionar:
  • “Es una emergencia”.
  • Los síntomas que presenta el paciente. La dirección donde se encuentra y el teléfono.
  • Apellido y número de socio y demás datos que le sean requeridos por el operador.
  • Luego deberá seguir las indicaciones del Departamento de Emergencias OMINT.
4 En los casos en que se envía una Unidad de Terapia Intensiva móvil, es recomendable seguir las siguientes instrucciones:
  • De ser posible, envíe a alguien a la entrada a esperar la ambulancia y de vivir en un edificio con ascensor, manténgalo bloqueado en la planta baja hasta su llegada.
  • Coloque al paciente en una habitación de fácil acceso, de ser posible.
  • Desplace los muebles que puedan bloquear el paso de una camilla.
En caso de accidente en la vía pública o ante la imposibilidad de comunicarse con el Departamento de Emergencias Médicas de OMINT concurra inmediatamente a los centros asistenciales, que figuran en la cartilla de profesionales, según su zona.
Arme su Botiquín Casero
Deberá estar compuesto por aquellos elementos que pueden llegar a necesitarse en caso de una emergencia:
  • Antisépticos tipo iodopovidona (Pervinox): para desinfectar heridas.
  • Gasas estériles y algodón: para comprimir heridas sangrantes.
  • Tela adhesiva ancha: para sujetar las gasas.
  • “Curitas”: para cubrir heridas pequeñas.
  • Vendas: para sujetar gasas e inmovilizar miembros.
  • Tijeras: para cortar vendas y en ocasiones la ropa del accidentado a fin de liberarlo de las mismas sin movilizarlo.
  • Linterna: para inspeccionar la garganta.
  • Termómetro: para saber si el paciente tiene fiebre.
  • Aspirina: para calmar el dolor y la fiebre.
     
Institucional
Trayectoria
Visión, Misión, Valores
Clínicas Propias
OMINT Assistance
OMINT ART
Calidad Certificada
Avales OMINT
Responsabilidad Social
Sala de Prensa
Multimedia
Trabajá con Nosotros
Novedades
App OMINT Móvil
Demos del Sitio
OMINT Brasil
Mapa de Sitio
Política de Confidencialidad
Defensa del Consumidor
Datos Impositivos
 
Superintendencia de Servicios de Salud - Órgano de Control de Obras Sociales
y Entidades de Medicina Prepaga - 0800-222-SALUD - (72583) R.N.E.M.P. 1336
Dirección Nacional de Protección de Datos Personales
Copyright 2010 OMINT S.A. de Servicios.
Design by BridgerConway