OMINT Assistance I OMINT ART I Clínica del Sol I Clínica Santa Isabel I Clínica Bazterrica  
OMINT
Ingresar Crear cuenta
App OMINT Newsletter Digital Inicio Contáctenos Preguntas Frecuentes SMART_CARD
Inicio / Urgencias y Emergencias / Línea O
Urgencias y Emergencias

Acceso al Servicio en todo el país (atención las 24 horas):
0800-888-OMINT (66468)

Teléfono Auxiliar: En caso de no poder comunicarte con la línea de Emergencias, por favor contactate con los siguientes teléfonos:
(011) 5289-8110
(011) 15-4158-5200

¿Qué es una emergencia médica?
Se considera emergencia médica toda aquella situación en la cual se deben tomar acciones y decisiones médicas en forma inmediata. Dada la importancia o gravedad de la afección, en general son cuadros que ponen la vida del paciente en peligro. Ante ellos se debe enviar una Unidad de Terapia Intensiva Móvil, que debe llegar en el menor tiempo posible al domicilio del paciente.
Ejemplos de emergencia médica: asfixia, dolor torácico intenso, heridas o traumatismos severos, hemorragia severa, convulsiones, pérdida no recuperada de conocimiento, etc.
¿Qué es una urgencia médica?
Se considera urgencia médica aquellos casos que requieren asistencia médica en un lapso reducido, pero que no implican riesgo de vida ni peligro de evolución de la afección. En estas situaciones, hay más tiempo para llegar, tratar o derivar al enfermo.
Ejemplos de urgencia médica: crisis nerviosa, cólico renal o hepático, pérdida recuperada de conocimiento, etc.
¿Qué es una visita médica sin urgencia en domicilio?
Se considera atención médica en domicilio aquella en la que no se requiere urgencia en la asistencia médica, pero dificulta al paciente a trasladarse a un consultorio, dadas las características del síntoma o dolencia.
Ejemplos de patologías que generalmente no representan una urgencia médica: gripe, infecciones respiratorias estacionales, gastroenteritis, síndrome febril, etc.
¿Qué se necesita para acceder a la cobertura médica en estos casos?
Recordá que en todos los casos necesitarás tu credencial OMINT para acceder a la cobertura médica. Al dorso de la credencial figuran los teléfonos del Departamento de Emergencias.
¿Cómo esperar la llegada del médico y detectar signos de alarma?
A continuación detallamos algunos casos en los cuales la vida del paciente puede estar en peligro y aquellas medidas que podés tomar, mientras esperás la llegada del médico.
1
Asfixia

La asfixia impide que el oxígeno llegue a los pulmones. Se produce cuando objetos pequeños o alimentos quedan obstruidos en la garganta.
Síntomas: el paciente se agarra la garganta con la mano, no puede respirar ni hablar, le cambia el color de la piel.
Cómo tratarlo: aplicar la maniobra de Heimlich.


  1. Pararse detrás del paciente y rodearlo con los dos brazos por la cintura.
  2. Formar un puño con una mano y colocarlo en el centro del estómago: encima del ombligo y debajo de las costillas.
  3. Con la otra mano, agarrar el puño y realizar compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro.
  4. Si el paciente pierde el conocimiento, acostarlo y realizar reanimación cardiopulmonar.
Si el paciente es menor de un año, es necesario colocarlo boca abajo en el antebrazo y aplicarle cuatro golpes rápidos en la espalda, entre los omóplatos. Debe tenerse en cuenta que la maniobra de Heimlich recién descripta es potencialmente peligrosa por lo que solo debe efectuarse si se está seguro que se está frente a un cuadro de riesgo de vida.

2
Convulsiones

Una convulsión revela una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Puede presentarse en pacientes previamente diagnosticados, o por cuadros febriles, intoxicaciones, infecciones o problemas cardíacos. Síntomas: contracciones musculares involuntarias en el cuerpo, pérdida de conocimiento, fuerte contractura en la mandíbula, posible espuma en la boca, pérdida de control de esfínteres. El episodio suele durar uno o dos minutos.
Cómo tratarlo: fundamentalmente, hay que mantener seguro al paciente mientras atraviesa la crisis, colocándole una almohada debajo de la cabeza, aflojándole la ropa y alejando los objetos que pudieran lastimarlo.

3
Convulsiones febriles en la infancia

Las convulsiones provocadas por fiebre elevada son muy comunes en la infancia y es poco frecuente que se repitan. Al igual que en los adultos, obligan a efectuar una rápida consulta con un pediatra quien decidirá la acción futura a seguir.

Cómo tratarlo: una vez que cesó la convulsión, es importante bajar la fiebre del niño con medios físicos (humedeciendo la piel y cabeza con una esponja empapada en agua tibia). No intentar hacerlo reaccionar ni darle ningún tipo de alimento ni bebida.

4
Crup, desmayo y desorientación

Crup: es una infección de la vía respiratoria superior que obstruye la respiración a niños de dos a cuatro años.
Síntomas: dificultad para respirar, tos ronca, fiebre.
Cómo tratarlo: tranquilizar al niño, hacer un baño de vapor y humedecer el aire, consultar a un pediatra para que determine si necesita medicación.

Desmayo: el paciente pierde la conciencia pero no deja de respirar.
Síntomas previos: debilidad repentina, palidez, sudor frío, vista borrosa.
Cómo tratarlo: comprobar la respiración y si presenta golpes, mover al paciente a un lugar fresco y con ventilación, aflojarle la ropa, elevarle las piernas. No darle nada de comer ni beber.

Desorientación: es la pérdida de noción del tiempo y espacio, propia de las alteraciones anatómicas o de la función del sistema nervioso central.
Síntomas: el paciente no sabe contestar quién es, dónde está o qué día es.
Cómo tratarlo: recostar al paciente, tranquilizarlo hasta la llegada del médico. No brindarle nada de comer ni beber.

5
Dolor intenso
Como síntoma aislado no significa necesariamente que el cuadro sea grave. Se trata de un mecanismo defensivo del organismo que indica que algo potencialmente dañino está ocurriendo. De cualquier modo el paciente debe ser visto rápidamente por un médico para calmar el dolor.
6
Dolor intenso en el pecho
Es un síntoma alarmante que, para la mayoría de la gente, significa la presencia de un problema cardíaco. Por lo tanto, estos dolores deben ser siempre evaluados por un médico. Estos dolores pueden tener diversos orígenes en:
  • el corazón
  • la pared torácica (contracturas o lesiones costales en cuyo caso el dolor aumenta cuando se hace presión sobre ellas)
  • la pleura (membrana que recubre los pulmones) lo que hace que el dolor aumente al respirar
  • el esófago (por lo cual el dolor aumenta al tragar)
  • el estómago (por lo cual el dolor disminuye al tomar un medicamento antiácido o un vaso de leche)
  • la vesícula biliar en cuyo caso el dolor aumenta al apretar "la boca del estómago" (apretar el lado derecho por debajo de las costillas).
Si un dolor intenso y prolongado de las características de un dolor cardíaco se presenta con síntomas tales como náuseas, dificultad para respirar, palpitaciones, pulso irregular, sudor frío o mareos, es probable que sea un infarto de miocardio y debe llamarse de inmediato al Departamento de Emergencias Médicas de OMINT quien se hará cargo del problema. Si se trata de un paciente con antecedentes cardíacos a quién su médico le había indicado tomar alguna medida o medicación ante este tipo de contingencia debe seguirse su consejo. Es sumamente importante que si el paciente tiene electrocardiogramas anteriores se los tenga preparados para mostrárselos al médico, a fin de comparar con un nuevo estudio. Mientras esperan la llegada del médico colocar al paciente en posición semisentada, en reposo y tranquilizarlo.
7
Golpes en la cabeza
Toda persona que ha sufrido un golpe importante en la cabeza debe ser revisada por un médico. El procedimiento habitual, además del control médico inicial es mantener al paciente en observación durante 24 horas a fin de detectar la aparición de complicaciones.
8
Hemorragias
La mayoría de los cortes dejan de sangrar si se aplica presión o con la elevación del miembro. Si es necesario trasladar a un paciente que presenta una herida que sangra, colocar un paquete de gasas sobre la misma y mantenerlo aplicando un vendaje que la comprima hasta que sea visto por un médico. Si sale sangre por la nariz, apretarla entre el dedo pulgar y el índice por debajo de la parte dura de la misma durante más de cinco minutos. Si no cede después de dicho lapso o el paciente continúa tragando sangre que sale por detrás de la garganta, el mismo debe ser trasladado a un centro asistencial. Si el paciente vomitó sangre (o defecó con sangre o una sustancia negra como el betún) debe ser visto lo antes posible por un médico.
9
Heridas graves

Una persona con una herida grave en tórax o abdomen o una fractura, debe ser trasladada lo antes posible a un centro asistencial pues requiere una atención inmediata.

- Si en el interior de la herida se encuentra clavado un objeto (cuchillo, rama, etc.), no intentar retirarlo pues puede desencadenar una hemorragia.

- Si se trata de una gran herida en el tórax de la cual entra y sale aire con los movimientos respiratorios del paciente, hay que obstruirla con gasa o con ropa limpia antes de trasladar al herido.

- Si se cree que puede haber una lesión de columna, no hay que movilizar al paciente antes de la llegada de la ambulancia. Si es imprescindible (hemorragia intensa, peligro de explosión), hay que colocar al paciente en una superficie plana y dura, manteniendo alineados su cabeza, tórax y abdomen.

10
Intoxicaciones

Es especialmente común en niños de uno a cuatro años, en intentos de suicidio y en ancianos que confunden los medicamentos o sus dosis. Entregar al médico todos los envases de los medicamentos que se hallaban al alcance del paciente. Si el enfermo está lúcido, no tiene convulsiones ni sensación de ardor en la boca o garganta, hay que intentar que elimine el tóxico induciendo el vómito (no provocar el vómito si el tóxico ingerido es un derivado del petróleo -nafta-, un álcali -limpiador de hornos- o un ácido -ácido de batería- o si el paciente no está bien despierto, porque puede traer graves complicaciones).

Información adicional: Centro de Toxicología del Hospital de Niños: 4962-6666 Centro de Toxicología Pedro de Elizalde : 4300-2115.

11
Quemaduras extensas

Una persona puede quemarse si alguna parte de su cuerpo queda expuesta al fuego o a una fuente de calor, como hornallas, aceite o agua hirviendo, vapor, una plancha, electricidad.
Cómo tratarlo: aplicar agua fría, quitar ropa, anillos, pulseras y cinturones cercanos a la zona afectada, envolver al paciente en sábanas limpias, transportarlo a un médico.

12
Pulso y respiración ausentes
Un paciente con pulso y respiración ausentes requiere atención inmediata por lo cual se envía rápidamente una Unidad Coronaria Móvil. En general, en la obstrucción aguda de la vía aérea y el paro cardíaco, el tiempo necesario para iniciar las maniobras de reanimación es extremadamente corto (menos de tres minutos). Las mismas, para ser efectivas, deben ser realizadas por los espectadores del episodio, pues es muy difícil que una Unidad Coronaria Móvil llegue antes de los tres minutos. Es muy importante que una proporción grande de la población esté instruida en las maniobras de masaje cardíaco a tórax cerrado y respiración boca a boca. Dichas maniobras no las describimos pues consideramos que requieren una instrucción especial y práctica manual. La misma puede obtenerse en numerosos centros, entre ellos la Fundación Cardiológica Argentina (Azcuénaga 980, Buenos Aires, Teléfono 4961-6520).
13
Respiración difícil en reposo
En los adultos jóvenes la causa más común es el "síndrome de hiperventilación", de escasa gravedad y relacionado con cuadros de angustia. Si el paciente está ronco o no puede hablar, puede ser indicativo de una obstrucción grave a nivel de las cuerdas vocales que requiere acción inmediata.
14
Sudor frío
En general no es indicador de una enfermedad grave pues puede deberse a cuadros emocionales, fiebre, o esfuerzos físicos. Sin embargo, si aparece en una persona traumatizada, con un dolor en el pecho o en el abdomen o que presenta una hemorragia, indica la necesidad de una atención inmediata. Si está mareado, se debe recostar al paciente y si el pulso está muy rápido o muy débil se deben elevar sus piernas.
 
Emergencias: paso a paso
1 Ante todo, mantené la calma.
2 Llamá al Departamento de Emergencias OMINT.
3 Al comunicarte telefónicamente, deberás mencionar:
  • “Es una emergencia”
  • Los síntomas que presenta el paciente.
  • La dirección donde se encuentra y el teléfono.
  • Apellido, número de socio y demás datos que sean requeridos por el operador.
  • Luego deberás seguir las indicaciones del Departamento de Emergencias OMINT.
4 Mientras esperás:
  • De ser posible, enviá a alguien a la entrada para esperar la ambulancia. De vivir en un edificio con ascensor, mantenelo bloqueado en la planta baja hasta la llegada de asistencia médica.
  • Colocá al paciente en una habitación de fácil acceso, de ser posible.
  • Desplazá los muebles que puedan bloquear el paso de una camilla.
En caso de accidente en la vía pública o ante la imposibilidad de comunicarte con el Departamento de Emergencias Médicas de OMINT concurrí inmediatamente a los centros asistenciales que figuran en la cartilla de profesionales.
Armá tu botiquín casero
Debe estar compuesto por aquellos elementos que pueden llegar a necesitarse en caso de una emergencia:
  • Antisépticos tipo iodopovidona (Pervinox): para desinfectar heridas.
  • Gasas estériles y algodón: para comprimir heridas sangrantes.
  • Tela adhesiva ancha: para sujetar las gasas.
  • “Curitas”: para cubrir heridas pequeñas.
  • Vendas: para sujetar gasas e inmovilizar miembros.
  • Tijeras: para cortar vendas y en ocasiones la ropa del accidentado para liberarlo de las mismas sin movilizarlo.
  • Linterna: para inspeccionar la garganta.
  • Termómetro: para saber si el paciente tiene fiebre.
  • Aspirina: para calmar el dolor y la fiebre.
     
Institucional
Trayectoria
Visión, Misión, Valores
Clínicas Propias
OMINT Assistance
OMINT ART
Indicadores de Calidad
Avales OMINT
Responsabilidad Social
Sala de Prensa
Multimedia
Trabajá con Nosotros
Novedades
App OMINT Móvil
Demos del Sitio
OMINT Brasil
Mapa de Sitio
Política de Confidencialidad
Defensa del Consumidor
Datos Impositivos
 
Superintendencia de Servicios de Salud - Órgano de Control de Obras Sociales
y Entidades de Medicina Prepaga - 0800-222-SALUD - (72583) R.N.E.M.P. 1336
Dirección Nacional de Protección de Datos Personales
Copyright 2010 OMINT S.A. de Servicios.
Design by BridgerConway